Erlendur Sveinsson es inspector de policía en Reikiavik, Islandia. Nacido en 1946 en la granja de Bakkasel, en el remoto fiordo Eskifjördur del este de Islandia, su familia se trasladó a Reikiavik tras una tragedia en la que perdió la vida su hermano menor, Bergur. Los padres de Erlendur, Sveinn Erlendsson y Áslaug Bergsdóttir, murieron ya hace algún tiempo y, si no se cuentan sus hijos, no tiene más familia.

Erlendur es un hombre irascible de constitución fuerte, pelo rojizo y cejas pobladas. En su juventud se aficionó al boxeo, aunque lo dejó hace mucho tiempo. Es zurdo. No sigue a la moda y es un tanto descuidado en su modo de vestir. Suele llevar camisas y por encima chaleco de punto.

Divorciado de su mujer, Halldóra en 1976, abandonó a sus hijos cuando Eva Lind tenía 2 años y su hermano Sindri Snaer era un bebé de meses. Ha intentado rehacer la relación con Eva Lind, una drogadicta que le reprocha su abandono a la vez que busca el contacto paternal. La relación con su hijo, Sindri Snaer, un alcohólico rehabilitado, es más distante, aunque menos conflictiva.

Erlendur vive solo, y su piso solo lo visitan sus dos hijos y su novia, Valgerdur. Es una persona solitaria y algo melancólica, poco dado a grandes demostraciones afectivas. Lleva décadas trabajando en la policía islandesa. En 1977 se incorporó a la división de investigación criminal bajo el mando de Marion Briem. Desde entonces ha ido acumulando experiencia y en la actualidad es el profesional más experimentado dentro de la policía. Ha rechazado varias ofertas de ascensos, ya que prefiere la investigación al trabajo de mesa.

Erlendur significa “forastero” y él se siente extraño en su ciudad, con sus hijos. Su familia procede de los fiordos del este y él nunca se ha sentido a gusto en la ciudad, aunque haya pasado allí la mayor parte de su vida y la conoce mejor que nadie. Es un representante de la Islandia antigua, de unos valores que se están perdiendo en la sociedad actual. Eso se ve reflejado en el tipo de comida que le gusta, comida tradicional islandesa: carne salada con patatas, guisantes y zanahorias, tasajo de cordero ahumado con salsa blanca, morcillas y salchichas, cabeza de cordero con puré de colinabo; así como en sus lecturas preferidas, relatos de infortunios y desapariciones en travesías de montañas y páramos. No le gusta el cine ni el teatro, aunque acude para complacer a Valgerdur, y en la televisión sólo ve reportajes. No tiene un reproductor de CDs, prefiere la radio. Es uno de los pocas personas en el mundo que detesta el sol de medianoche, Erlendur prefiere el frío otoño o hasta la oscuridad del invierno a la luminosidad del verano. Curiosamente, la bebida alcohólica preferida del inspector no es el aguardiente islandés, brennivín, sino el licor francés Chartreuse.

Los compañeros de Erlendur

Erlendur no tiene amigos más allá de sus compañeros de trabajo y Valgerdur, a la que conoció en el curso de una investigación. Valgerdur es bióloga y cuando se conocieron estaba casada, pero su matrimonio hacía aguas ya que su marido la engañaba.

Elínborg forma parte del equipo de Erlendur desde los inicios. Es cocinera aficionada, hasta ha escrito un libro de cocina. Elínborg estudió geología en la universidad, pero se encontró más a gusto trabajando en la policía. Gordita, de cuarenta y muchos, se divorció de su primer marido a los 27 años. Un año más tarde conoció a Teódór (Teddi) con él que vive. Adoptaron al sobrino de Teddi, Birkir, y tienen además dos hijos, Valthór y Aron, y una hija, Theodóra.

Sigurdur Óli, es el más joven del equipo. Alto y bien parecido, de cabellos castaños, moderno y meticuloso, es licenciado en ciencias políticas y además ha estudiado criminología en EEUU. Sale con Bergthóra, pero no se compromete con ella. Es un representante de la nueva Islandia de la gente que no le concede importancia a las tradiciones o la cultura islandesa sino prefiere todo lo nuevo y si puede ser de Estados Unidos, mejor. Su manera de hablar, llena de palabras inglesas, saca de quicio a Erlendur.

Marion Briem fue superior de Erlendur en sus inicios. Policía de portentosa memoria, pedante y exigente, nunca se especifica si es hombre o mujer y el ambiguo nombre no da ninguna pista sobre ello.

Compartir

Síguenos

@serienegra

@serienegra

Llegint @jesculies encara enyorem més #ErnestLluch #18anys

Hace 3 horas

El Chicago noir de David Mamet. @RBALibros publica mañana el regreso a la novela del dramaturgo, que tras 20 años a…

Hace 3 horas

L'historiador @jesculies: "Ernest Lluch continua sent un exemple, no només per dialogar sinó per comprendre les rao…

Hace 6 horas

Ara mateix @jesculies a @maticatradio

Hace 10 horas