banner_interior_blog

Plegarias

04 marzo 2020

Aunque conocido urbi et orbi por la serie dedicada a Bernie Gunther, su detective de perfil chandleriano que intenta hallar algún tipo de justicia individual dentro de la masacre colectiva que supuso el nazismo, Philip Kerr completó una extensa bibliografía, marcada por intereses y temáticas muy variadas, si bien unidas por el objetivo común de plantear obras donde el entretenimiento y la documentación fueran de la mano, de tal manera que el lector se sintiera impulsado a avanzar sin descanso si bien con la sensación de que por el camino del placer también iba aprendiendo, de que la diversión y la información se constituían en aliadas inseparables, todo ello acompañado de interrogantes morales que lo interpelaban. Tras la Trilogía de Berlín que lo lanzó al estrellato de la mano de su sabueso, y ya entrados en los años 90, el escritor flirteó con el policíaco de coartada intelectual (Una investigación filosófica), el thriller high-tech (El infierno digital), el Yeti (Esaú), neopiratas del agua (Plan quinquenal), mafiosos rusos (Carga mortal), ciencia ficción con transfusiones sanguíneas (El segundo ángel), misterio con personaje histórico (Dark Matter: The Private Life of Sir Isaac Newton)… Tenía pues un hambre insaciable de relatos Kerr, quien llegó a declarar que: “Siempre me siento como un tiburón que no puede dejar de nadar hacia delante, no hay motivo para lamentar las oportunidades perdidas, sólo cabe lanzarse a las siguientes”.

El hecho de que en 2006 recuperara, con Los unos por los otros, el ciclo de Gunther tras un descanso de quince años, el cual ya no abandonaría hasta su prematura muerte en 2018, ni tampoco el que inaugurara una nueva serie consagrada el entrenador de fútbol Scott Manson en 2014, fueron obstáculo para que siguiera publicando novelas sueltas, guiadas por idéntico compromiso con historias adictivas que expandieran nuestros conocimientos y nos arrojaran al centro de dilemas humanos peliagudos. A esta categoría de piezas únicas o fuera de serie pertenece Plegarias, publicada originariamente en 2013, es decir, cuando las facultades narrativas del autor estaban en pleno apogeo, y que ahora RBA publica por primera vez en castellano. El escritor escocés bucea en un tema que lamentablemente no pierde actualidad como es el del fanatismo religioso a partir de la muerte en extrañas circunstancias de tres individuos conectados por su capacidad de soliviantar a las organizaciones de creyentes más conservadoras. Inmerso en una angustiosa crisis de fe que ha acabado por destrozar su matrimonio, el agente del FBI Gil Martins comienza a investigar posibles vínculos entre los finados, misión que pondrá en riesgo su integridad física y lo forzará a reconsiderar sus recelos hacia todo lo sobrenatural. Un thriller perturbador y lleno de acción, dominado por un protagonista carismático, que gira en torno al concepto de ira divina y que nos empuja a reflexionar sobre los límites de la fe. Kerr, que padeció en su infancia el fundamentalismo religioso de sus padres, unos baptistas de línea dura que lo obligaban a ir a misa tres veces por semana y que lo llevaron así a huir del cristianismo, puso parte de su historia personal en este thriller policíaco profundamente inquietante.

Antonio Lozano

Compartir

Síguenos

@serienegra

instagram