Accesos rápidos


Publicidad


Val McDermid

«La novelista domina el arte de interesar e impresionar; de hacerse leer». El País.


Kirkcaldy, 1955.

Val McDermid creció en Kirkcaldy, en la costa este de Escocia, una pequeña población famosa por su producción de linóleo y por haber sido el lugar de nacimiento del economista Adam Smith. A los 15 años entró a estudiar en el mismo instituto que el actual Primer Ministro del Reino Unido, Gordon Brown, y entabló con él una relación de amistad que ha resistido el paso del tiempo. Dos años más tarde fue aceptada en St Hilda’s College de Oxford, y se convirtió en la primera chica que venía de una escuela escocesa. Sobrevivió el shock cultural de llegar a un lugar donde nadie comprendía una sola palabra suya, y aprovechó cada experiencia como si fuera la última.

Siempre quiso escribir. Todo el mundo le decía que sería imposible poder vivir de la escritura y que se buscara un trabajo más adecuado, pero perseveró. Sabía que no era el tipo de persona que se ajusta a lo adecuado y a un trabajo de 9 a 17h. con una clara estructura jerárquica, así que se convirtió en periodista. Estuvo dos años ejerciendo en Devon, y ganó unos cuantos premios, incluido el de Mejor Periodista Joven del Año. Después, y durante catorce años, trabajó en periódicos nacionales de Glasgow y Manchester Sur. Mientras tanto, seguía intentando ser escritora. Realizó un primer intento de novela cuando trabajaba en Devon, pero fue rechazada por todas las editoriales de Londres. Más tarde, un actor que la leyó pensó que de ella podría extraerse una buena pieza teatral, así que la reescribió y se la mostró al director del Plymouth Theatre Company. Éste decidió que podría encajar perfectamente en la temporada de obras de autores noveles que había programado. Así que a los 23 años se convirtió en autora teatral. No era lo que esperaba en un principio, pero se sentía feliz. Más tarde adaptó la obra Like A Happy Ending para la BBC Radio.

McDermid sabía que no tenía aptitudes para alcanzar éxito con obras dramáticas, así que decidió pasarse a la novela negra porque era un género con el que había disfrutado mucho como lectora, y estaba tan excitada con la nueva ola de escritoras americanas de este género que se preguntó si no podría escribir algo similar pero con un enfoque británico.

Empezó con Report for Murder en 1984, publicada por The Women’s Press en 1987. El resto vino solo. Dejó de trabajar de periodista en abril de 1991, y desde entonces vive de sus libros. Aunque aún todavía escribe críticas y opinión para varios diarios nacionales.

Vive entre Manchester Sur y Northumberland, y tiene un niño y tres gatos.

En castellano se han publicado por ahora tres novelas suyas, Lugar de ejecución; Asesino de sombras y Un eco lejano.


Contenido adicional

Últimos tweets

Facebook